18 dic. 2010

Secretos de divas

Un libro desvela el lado más humillante y oscuro de grandes mujeres que han supuesto un hito en el siglo XX. Mujeres envidiadas e imitadas por todo el mundo; tenían una personalidad muy fuerte, un estilo propio y llegaron a lo más alto. Y por supuesto, eran la encarnación del glamour.

Así define a las divas Cristina Morató, autora de Divas rebeldes donde desentraña el lado más humano de estas 'diosas', que aún hoy son iconos y que, según defiende, no tenían nada de vanales y superficiales.

Todas ellas sufrieron una infancia difícil que las convirtió en supervivientes Detrás del lujo y la perfección había historias de miseria y sufrimiento, enmascaradas, en muchos casos (como Evita Perón y Chanel), bajo mentiras endulzadas. "En todos los casos sufrieron una infancia difícil y una serie de tragedias que las convirteron en supervivientes. Todas comparten una heridas muy dolorosas que nunca llegan a cicatrizar", cuenta la escritora. "Probablemente ninguna pensó que iba a llegar tan lejos".

Para la autora, el siglo XXI no ha dado nuevas divas; "todas las cualidades que tenían ya no existen. Ni siquiera Madonna puede ser comparable".

En su opinión Maria Callas, que tuvo la historia más trágica, fue la diva por excelencia, y la última de ellas es Lauren Bacall. El día que muera, su "raza" se habrá extinguido.



María Callas: "Una diva tiene que ser una diosa en la vida cotidiana", sentenció. Ella lo intentó pero fue una mujer acomplejada, solitaria e infeliz. Además, fue una niña prodigio y explotada por su madre. Pesaba 90 kilos a los quince años, era miope y se consideraba muy fea. Siempre mantuvo en secreto un niño que tuvo con Onasis, y que murió al nacer. Se dijo que Onassis obligó a María a abortar, pero nuevas investigaciones apuntan a que ella difundió el rumor, despechada por el matrimonio de éste con Jackie Kennedy. Según algunos biógrafos, en el octavo mes de embarazo, ella quiso adelantar el nacimiento con una cesárea, y el niño tuvo problemas respiratorios y murió a las pocas horas de nacer.



Audrey Hepburn: Su delgadez extrema fue secuela del hambre que padeció durante la Segunda Guerra Mundial en su Holanda natal. Fue la más diva más humilde. Solía decir: "no soy una buena actriz, soy una bailarina frustrada". Abandonó su carrera y se volcó con Unicef, ayudando a niños de África. Definió aquellos viajes solidarios como "descensos al infierno", ya que se veía reflejada en aquellos niños desnutridos.


Jackie Kennedy: Era la 'feucha' de sus hermanas. Bajo su fachada impecable pasó un infierno junto a Kennedy, un hombre "adicto al sexo". Sufrió varios abortos y el desprecio de sus cuñadas. Alumbró en soledad a sus hijos.


Evita Perón: Fue hija ilegítima y pobre. Utilizó el poder a su antojo, fue demagoga y tuvo un lado muy oscuro. Pocos días después de conocer a Juan Perón se plantó en su casa, echó a la amante de éste (de quince años) y se instaló en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario